miércoles, 22 de mayo de 2013

El mercado del arte chino se desploma.

 El volumen de ventas en el gigante asiático bajó en el último ejercicio más de un 37% anual, según El mercado del arte en 2012, publicado por Artprice y Artron.

La venta de obras de arte en China sumó 5.068 millones de dólares y 7.200 millones en el resto del mundo para un mercado global de 12.269 millones, que avanza un 6,1% con respecto al año 2011.
La burbuja del arte empieza a pinchar en China con casi un 54% de obras sin adjudicar, mientras que en Occidente la tasa de invendidos es del 37%. En el dragón rojo las ventas de pintura tradicional, caligrafía china y arte contemporáneo han retrocedido un 44,24%. El mercado occidental, por contra, se recupera con un 5,5% más de lotes adjudicados y nuevos récords mundiales.

Tras la erosión del mercado de alta gama y el repliegue de los fondos de inversión, las casas de subastas instaladas en China viven el fin de una edad de oro. Los precios estratosféricos forman parte del pasado. En 2012, solo seis obras superaron el umbral de los 10 millones de dólares, 16 menos que en 2011.

El cuadro más caro de un pintor chino del pasado año es Montañas en rojo, de Li Keran, vendido por 40,4 millones de dólares, quinto en el ránking de 2012, a mucha distancia de los 57 millones que alcanzó Águila en un pino de Qi Bashi en 2011. Además el precio medio por obra ha caído más de un 25%, hasta 33.900 dólares.

En China, los precios han bajado en el segmento más especulativo por la falta de grandes obras maestras y la apatía del mercado. Las casas de subastas se diversifican y ofrecen otros productos de lujo como joyas, jade y cerámica -el 38,49% de las ventas- que responden al gusto de los coleccionistas chinos por la estética tradicional.
Con todo, se percibe un interés creciente por los artistas emergentes y las aguatintas experimentales, aunque las obras clásicas chinas se consideran valores seguros. En general, los compradores asiáticos se han mostrado muy selectivos buscando la mejor calidad-precio y evitando las obras sobrevaloradas que han cambiado de dueño con frecuentemente.

El arte contemporáneo ha sufrido una caída en picado de los precios y una evolución del gusto. Desde el otoño de 2011, las obras espirituales han reemplazado a las obras políticas y se venden mejor los trabajos de Zhou Xhunya, Zeng Fanzhi o Liu Xiaodong que los de Wang Guangyi, Fang Lidiao o Yue Minjun. Ai Weiwei pese a su impacto mediático en el extranjero  no es muy apreciado por sus compatriotas.

Fuente: http://www.rtve.es/noticias/20130428/mercado-del-arte-2012/635601.shtml





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario