miércoles, 19 de febrero de 2014

El hombre que escondía el "tesoro de Múnich" revela que tenía 60 cuadros más

Cornelius Gurlit, el hombre que  escondía el llamado "tesoro de Múnich"  descubierto el pasado noviembre, ha desvelado poseer sesenta nuevos cuadros, entre ellos algunos de Monet, Renoir y Picasso, en su casa de Salzburgo (Austria).  De acuerdo con una evaluación preliminar, añadió el portavoz, no hay sospechas que hagan pensar que los cuadros de Salzburgo puedan tener un origen ilícito.

Gurlitt, de 80 años e hijo del coleccionista alemán Hildebrandt Gurlitt, saltó a la fama el año pasado con el descubrimiento 1.400 obras de arte consideradas perdidas desde el final del régimen nazi. El pasado noviembre afirmaba haber entregado "todo el material" a la fiscalía.

Los expertos consideran que parte de esos cuadros pertenecían a museos alemanes y fueron desterrados de ellos por los nazis por considerarlos "arte degenerado". Algunas habrían pasado a ser propiedad de Gurlitt, por lo que la recuperación de las mismas por parte de los museos resulta difícil desde el punto de vista legal.

Sin embargo, se sospecha que otra parte de la colección está formada por obras que judíos tuvieron que malvender por presiones del régimen nazi, para poder pagar el así llamado "impuesto de fuga del Reich", o que les fueron sencillamente expropiadas. Los propietarios originales de esas obras, o sus herederos, sí tendrían derecho a la restitución.

Fuente: rtve.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario